The Barkley Marathons

The Barkley Marathons
¿Te ha gustado?

Lo admito, sí. Me encanta correr, soy un auténtico apasionado del running. Desde hace tres años es mi afición deportiva favorita, no puedo negarlo. Y, qué mejor forma que estrenarme con los post de documentales que con un documental sobre la carrera más dura y extravagante que he podido ver en mi vida. Y, como no, se celebra en Estados Unidos, el país donde todo es a lo grande, hasta para las carreras. Bienvenidos a The Barkley Marathons.

Una Carrera Muy Dura

The Barkley es un Ultramaratón de trail. Ni más ni menos que 100 millas, unos 160 kms, hay que recorrer en esta prueba; la cual se desarrolla todos los años en Tennessee, entre finales de marzo y primeros de abril. Evidentemente, no todo el mundo está preparado para semejante objetivo, por eso la inscripción está limitada a 40 participantes, los cuales deben presentar un informe médico de su buen estado de salud y de forma física. El circuito tiene una distancia de 20 millas (32 Kms) pero con un perfil muy complicado y duro, no sólo por el firme, sino por toda clase de plantas, arbustos, rastrojos, agua y cuestas por las que hay que pasar. Ésto hay que repetirlo 5 veces con una duración máxima para completar la prueba de 60 horas. Dura ¿No os parece?.

Pero con una organización muy divertida

Pero lo más curioso de esta carrera es el organizador e ideólogo de semejante salvajada, Gary Cantrell. No quiero destaparos muchas de las excentricidades de la prueba, pero me gustaría comentaros alguna de ellas. Se paga una inscripción de, tan solo, 1.60 dólares para los que participan la primera vez, debes llevar una matrícula de coche del sitio de donde eres, y traer a Cantrell, el organizador, una camisa de franela, o alguna prenda que necesite ese año. Todas esas instrucciones llegarán a los limitados participantes a través de una ‘Carta de Condolencia‘ que la organización envía a los finalistas seleccionados. No hay hora de salida, puede comenzar en cualquier momento del día convocado. Y la salida la da Cantrell encendiéndose un cigarrito. Como véis es de lo más raro, pero a su vez, de lo más original y divertido que he visto. Eso sí, la diversión se acaba cuando comienza la primera vuelta.

La prueba, el Barkley

Muchos son los que empiezan pero, debido al gran esfuerzo físico que supone, pocos son los que terminan. Es, cuanto menos doloroso, ver cómo, solo de haber terminado la primera vuelta, las piernas de los participantes están llenas de arañazos y sangre de todos los rastrojos por los que tienen que pasar. Y, con todo y con eso, los hay quienes continúan, pero también están aquellos que tiran la bandera y se rinden. Sin duda alguna se trata de una prueba donde no solo el físico es importante. Llega un momento donde la cabeza es summun principal de la carrera, ya que es la que hace dejarlo o continuar. No os voy a contar lo que les ocurre a aquellos que abandonan. Mejor que los descubráis viendo el documental.

El Documental

La cinta, que encontramos en Netflix, se centra en la edición del año 2012. En él, a parte de contarnos un poco de la historia de la carrera, se centra mucho en su creador y en cómo empezó todo esta locura. Pero también nos cuenta todos los detalles de la carrera, como las condiciones que se imponen para recorrerla. Ahhh, es que para saber que has recorrido todo el circuito existen unas condiciones que debes cumplir y debes entregar al llegar a la meta de cada vuelta. Además se muestran los diferentes tramos por donde deben pasar los participantes y sus complicaciones más importantes. Ni que decir que el documental también nos hace ver la crudeza y la realidad del sufrimiento de los atletas, a través de imágenes de cómo van quedando y de sus testimonios, desde qué motivaciones le han hecho apuntarse a esta carrera hasta ver cómo de exhaustos están cuando deciden dejarla o terminarla. Se nota mucho aquellos que tienen la cabeza preparada para semejante distancia y los que no pueden ni con su alma.

Conclusión

Si os gusta el deporte no dejéis de ver The Barkley Marathons. A mi me ha encantado el documental por la prueba, por el organizador, por la idea de cómo surgió, por todas las condiciones para terminarla, por la preparación y testimonios de los atletas, y todas y cada una de las excentricidades que se nos muestra en la más alocada y salvaje de las carreras que me he encontrado. Y yo que pensaba que los 10.000 del Soplao era una competición durísima, pues el Barkley es todavía muchísimo más. ¿Os atreveríais a participar? Yo la respuesta a esta pregunta la tengo muy clara.

 

Jose Luis

Aficiones? Series y cine A TOPE¡¡¡¡¡