Una Peli para el Finde: American Beauty

Una Peli para el Finde: American Beauty
¿Te ha gustado?

1999 fue ese año raro y extraño, donde las nominadas a mejor película en los Oscar casi nadie las recuerda a día de hoy. Pero fue una ceremonia que a mi me encantó, porque los clásicos grafismos pasaron a algo mucho más moderno, y el ritmo de gala fue mucho más llevadero que en ocasiones anteriores. Además, en aquella gala pudimos ver el famoso ‘¡¡¡Peeedroooo!!!‘ de Penélope Cruz. Para refrescaros la memoria, en la 72ª edición de los premios de la academia encontramos como nominadas a títulos tan apetecibles como la añorable Las Normas de la Casa de la Sidra, la larguísima La Milla Verde, la lenta El Dilema y la fascinante El Sexto Sentido. Pero si te hablo de American Beauty, seguro que a tu mente se te viene el Oscar a la mejor película. Hoy os recomiendo esta cinta que obtuvo un resultado final de 5 estatuillas, siendo la gran ganadora de aquel año y que llevó a su director a un reconocimiento absoluto, tan solo con su ópera prima.

Lester y Carolyn son un matrimonio modelo americano. Tienen una buena casa, buenos trabajos y una hija que les quiere. Pero esta visión tan formidable, de cara a la fachada, no coincide con lo que en su interior se cuece. Al final todo el mundo oculta algo que no quiere hacerlo público por motivos obvios ¿Fracaso de la american way of life?

La película está dirigida por, el aquel entonces debutante en estas labores, Sam Mendes, reconociendo la academia su gran trabajo, otorgándole el Oscar a mejor director. Con respecto a los protagonistas, American Beauty está interpretada magistralmente por Kevin Spacey, también ganador del oscar pero a mejor actor;  y Annette Bening como el papel de su mujer. Además, como he comentado antes, la cinta ganó un par de oscar más: el de mejor guión original, para Alan Ball; y el de mejor fotografía para el maestro de la luz, ya fallecido, Conrad. L. Hall. A destacar, también, su extraordinaria música, que muchas veces la escuchamos en videos como música de fondo. La partitura es obra de mi siempre admirado Thomas Newman.

A veces es difícil acertar con la audiencia americana, pero en el caso de American Beauty tanto crítica como público se pusieron de acuerdo. A lo mejor porque lo que contaban tenía tanto de realidad y tan poco de ficción. Se plasma muy bien en pantalla cómo van cayendo las piezas de dominó cuando las situaciones dejan de ser las ‘normales’ o las ‘bien vistas’. Así pues, si queréis una propuesta diferente de los Oscar, que marcó una época, y de la que siempre habéis visto a una rubia desnuda bañándose en rosas, American Beauty es vuestra elección. Disfrutadla. Aquí encontráis el link directo a Netflix.

 

Jose Luis

Aficiones? Series y cine A TOPE¡¡¡¡¡