Una Peli para el Finde: Tiburón

Una Peli para el Finde: Tiburón
¿Te ha gustado?

Lo que empezó siendo una recomendacion veraniega, se está convirtiendo, a este paso, en un ciclo llamado “Estrenos de aquel verano“. Y es que hoy, de nuevo, os quiero recomendar una de esas películas cuya premier se produjo en estas fechas. En este caso me remonto a unos cuantos años. Nos situamos en USA en el verano de 1975. En junio se estrenó en todo el país la película pionera de los blockbusters veraniegos. Con este bombazo, los grandes estudios se dieron cuenta que estrenar en verano sus superproducciones traía grandes beneficios. Hasta entonces, sólo apostaban por estrenarlos en otoño o invierno. La película fue un gran éxito de crítica y público, y creó un respeto absoluto cada vez que uno quería meterse al agua a darse un chapuzón. Estoy hablando de la gran película de Steven Spielberg: Tiburón.

Amity Island es una población costera del este de Estados Unidos, cuya mayor fuente de ingresos se produce con el turismo que reciben sus playas en verano. Pero la aparición de los restos mutilados una persona, que previamente se había denunciado como desaparecida mientras estaba bañándose, hace sospechar que algo está atacando a los bañistas. El jefe de policía de Amity Island, Martin Brody, desaconseja abrir las playas por seguridad, hasta aclarar lo ocurrido junto con un biólogo marino y cazatiburones. Pero los comerciantes y la propia administración local forzarán la reapartura de las playas, ya que ven que la economía del pueblo se tambalea por una sospecha apenas fundamentada y nada probada. ¿Habrá sido buena idea reabrir las aguas a los turistas?

Los Problema de Tiburón

Como he comentado antes, la película es una de las primeras películas de Steven Spielberg. De hecho, inicialmente él no quería dirigirla debido a que temía que se le encasillara con el director del camión y el tiburón. La producción, además, estuvo llena de problemas. Desde la complicación que supone rodar en pleno mar, hasta los continuos fallos mecánicos de las réplicas de tiburón que se crearon para la ocasión.

De hecho la película está llena de planos donde se muestra, por ejemplo, la cola del tiburón. Esto fue debido a que sólo podían hacer plano de esa parte de la maqueta al estar el resto roto. Curiosamente mostrar planos con parte del animal le dio más tensión y suspense a la cinta. No se me olvida mencionar la magistral partitura escrita por el maestro John Williams para Tiburón. Es un elemento más que importante en el global de la película. Tiburón no sería la misma sin la, minimalista pero efectiva y tensa, música de John Williams.

Muchos de vosotros la conocéis, pero seguro que no la habéis visto. Yo no tuve la oportunidad de verla hasta el verano pasado y, admito, que para ser una película rodada en 1975, es una gran producción digna de mención. El link directo a Netflix lo tenéis aquí. Y si ya habéis visto Tiburón, es el momento, como haré yo, de descubrir Tiburón 2, Tiburón 3, o Tiburón La Venganza, también disponibles en Netflix España. Pues a por ello, y después a disfrutar de un relajante baño a orillas del mar. Hasta la próxima Netflixeros.

 

Jose Luis

Aficiones? Series y cine A TOPE¡¡¡¡¡

  • DeliriosDeUnaFriki

    Yo me hice una maratón de las 4 hace unos días, y eso que ya las había visto todas unas cuantas veces. Lo mejor es sin duda la banda sonora.