Ajin: Semihumano

Ajin: Semihumano
¿Te ha gustado?

Cierto regusto a Neon Génesis Evangelion, paralelismos con X-Men y un curioso entorno de animación Cel Shadding. Si no te importa que no rompa moldes y te gusta el anime, quizá deberías echarle un vistazo a la serie original de Netflix, Ajin: Semihumano.

Ajin

En el mundo existen unos misteriosos seres llamados “Ajin. Tienen el mismo aspecto que tú o que yo, pero con una diferencia sustancial: no pueden morir.

Se les considera altamente peligrosos y los ciudadanos están obligados a dar parte si se encuentran con uno, lo cuál no les supone ningún problema moral, ya que los Ajin son repudiados por la mayoría de la población como si de mutantes de Marvel se tratara.

Se dice que en Japón todavía hay algún Ajin libre. El día que el estudiante de instituto Kei Nagai es atropellado por un camión y las heridas que le causaron la muerte sanan hasta devolverlo a la vida ante los ojos de varios de sus compañeros y un montón de testigos, se da cuenta de que él mismo es un Ajin y de que su vida ha cambiado para siempre. A partir de ahora vivirá escapando de todo el mundo para conservar su libertad.

Sensaciones

La premisa de esta historia puede que no sea altamente novedosa, pero la serie está llena de matices interesantes. Aún así, debo confesar que la sensación que me produjo al verla fue agridulce.

El diseño de personajes es un poco estereotipado, pero cumple. Los acontecimientos que se desarrollan durante la historia son, en principio, emocionantes. Pero es posible que si la veis compartáis conmigo la sensación de que su narrativa resulta atropellada en ocasiones,  a veces por ir demasiado deprisa y a veces por ir demasiado despacio. Su ritmo narrativo va de lo emocionante a lo exasperante. Por un lado su protagonista, Kei Nagai, sufrirá una serie de cambios emocionales que aunque puestos sobre el papel son lógicos y coherentes, la forma de llegar a ellos a lo largo de la historia parece algo abrupta, dando a veces la impresión de que suceden porque sí y que el personaje cambia de repente.

Adaptación Manga

Cabe recordar que el anime de Ajin es la adaptación del manga del mismo nombre, obra de los mangakas Tsuina Miura y Gamon Sakurai, y que existe una tendencia actual de crear temporadas de anime de pocos episodios. Unido a que la narrativa manga precisa de muchas páginas para desarrollar con naturalidad ciertas tramas y cambios emocionales en los personajes, hace que me pregunte si esta narrativa algo abrupta del anime Ajin será fruto del propio argumento de la obra original o si en realidad es un problema de querer narrar toda una saga en 13 episodios.

La genial Seven Deadly Sins también acusaba de ello muy ligeramente hacia el final, y teniendo en cuenta que sus 13 episodios abarcaban más de una decena de tomos del manga original puede que el problema resida en querer contar demasiado en demasiado poco. Hay que tener en cuenta que, aunque una cantidad de acontecimientos puedan resumirse en menos escenas/tiempo, causar ciertas sensaciones en el público y percibir como naturales ciertos desarrollos de los personajes a veces sólo puede conseguirse dejándonos que pasemos tiempo suficiente con ellos.

Anima con animación 3D

Por otro lado, lo que más me ha llamado la atención es su animación 3D. Es una técnica a la que aun le faltan algunos años para perfeccionar ese acabado de animación de anime fluida, pero no deja de ser impresionante que, si bien es verdad que en los momentos más pausados los personajes se mueven con un temblor propio de consola de los 90 a la que le cuesta mover tantos polígonos simultáneamente, en los momentos de más acción, más dinámicos, donde todo sucede a toda prisa, apenas podréis distinguir entre Ajin y las secuencias de animación más fluida de la historia del anime.

Mi último referente de serie animada totalmente en 3D era Iron Man: Armored Adventures. Lo conseguido en la serie por Polygon Pictures representa una evolución de una técnica que, de apostar por ella, podría consolidarse si se mima lo suficiente.

En conclusión

A pesar de todo esto, la serie se sostiene: la temporada es corta, lo cuál siempre nos anima a probar series nuevas; los personajes, aunque sencillos, se os quedarán grabados y las técnicas que usan los Ajin para pelear en ocasiones resultan altamente espectaculares (ver a un ser humano peleando contra un montón de soldados de asalto, matarse a sí mismo para curarse de las heridas causadas antes de seguir cortando cuellos y disparando a todo lo que se mueva, sólo puede tildarse de espectacular).

Hasta aquí mi opinión que, como siempre digo, es sólo mía. Espero que aquellos que decidáis darle una oportunidad os animéis a comentar compartiendo vuestras opiniones.

Si queréis saber más sobre Ajin, el manga lleva actualmente 8 tomos en Japón y en España está siendo editado por Norma Editorial, con 3 tomos publicados en el momento de escribir esta noticia. Se ha confirmado una segunda temporada del anime, cuyo estreno será el próximo mes de octubre en las televisiones japonesas.

¡Disfrutad!