Crashing

Crashing
¿Te ha gustado?

Buenas, en mi primer artículo en El Rincón de Netflix os voy a recomendar la comedia británica  de 6 capítulos ”Crashing”. 

Sinopsis

La serie trata de la vida y de las relaciones de un pintoresco grupo de veinteañeros que se mudan a vivir a un hospital abandonado a cambio de un alquiler barato. En el primer capítulo, una búsqueda del tesoro organizada por los compañeros de piso para el cumpleaños de Sam sirve de hilo conductor en el que llegada de la irresponsable Lulu enfría el ambiente de esta celebración.

Personajes

Lulu (Phoebe Waller- Bridge) y Anthony (Damien Molony) son los principales personajes de la serie sobre los que giran la mayoría de las tramas. Lulu no es que se lleve muy bien con Kate (Louise Ford) y si veis la serie entenderéis por qué. Sam (Jonathan Bailey) y Fred (Amit Shah) mantienen una tensión sexual no resuelta que hará a Sam plantearse su orientación sexual. Paralelamente -aunque todos vivan en el mismo lugar- también nos encontramos con la trama de Melody (Julie Dray) y Colin (Adrian Scarborough) ya que Melody utiliza a Colin para realizar una actividad que veréis en la serie ya que no quiero dar spoilers.

Además también nos encontramos con Will (Lachie Chapman) y Jessica (Susan Wokoma) que, a pesar de no participar en los 6 capítulos, sí que tienen un papel importante en la trama, sobre todo Jessica en el último capítulo ya que mete a Kate en un lío.

Comedia perfecta para el maratón

Seis capítulos de unos veinte minutos y una tarde sin nada que hacer son los aliados perfectos para un binge-watching -o más conocido como maratón- para esta serie. Tampoco es una gran serie pero perfecta para echarse unas risas y divertirse y entretenerse mientras se ven las alocadas aventuras de este grupo de jóvenes que -a nivel actoral- no están nada mal y encajan a la perfección para dar el buen rollo necesario a la serie.

En lo que respecta a las tramas, la serie comienza -como ya he dicho- con una búsqueda del tesoro que presenta perfectamente a los personajes y que deja claras sus intenciones. Sin duda, mi capítulo favorito es el tercero, en el que Anthony organiza una cena. Es el capítulo en el que más me reí ya que la cena plantea una serie de situaciones absurdas muy divertidas.

Es una serie en la que los protagonistas ocupan un hospital, tampoco podía faltar el previsible capítulo del desahucio. También hay que decir que la serie es un poco picante ya que el sexo entre los personajes es una de las cosas más fundamentales de la serie y tema del que en algunas ocasiones abusan pero tratan con naturalidad.

Conclusión

Como ya he dicho en los puntos anteriores, es una serie que merece la pena y que no te puedes perder. Si eres de los que ves las series dobladas, en este caso te tendrás que aguantar y verla en VOSE ya que Netflix no se ha molestado en doblarla. Aún así, como ya he comentado, en tres horas te ves la serie y pasas un rato más que divertido.