Fin de los bloqueos geográficos de Netflix en Europa

La portabilidad de contenidos digitales entre los países miembros de la Unión Europea será una realidad a principios del 2018.

Los bloqueos geográficos (más conocidos como geobloqueos) son las restricciones que imponen los proveedores o vendedores de servicios en Internet cuando detectan la IP de los usuarios. Esto hace que puedan ajustar y bloquear los contenidos que son ofertados para cada país.

Adiós Geoblocking

Los ministros de Justicia e Interior de la Unión Europea han aprobado nuevas normas que impedirán los bloqueos geográficos de contenidos digitales en los países miembros.

La nueva reglamentación se aplicará para todos los servicios que cobren por los contenidos digitales como véase el caso de Netflix. Además de evitar el geobloqueo, estos servicios tampoco podrán cobrar cargos extra cuando los usuarios intenten utilizarlos desde otro país.

Este cambio no afectará a aquellos proveedores o vendedores de servicios que emitan contenido de forma gratuita como pudieran ser los canales de radio o los de la televisión pública, según informó Europa Press.

Los ministros no obstante, han contemplado un marco de protección para las empresas, ya que estas podrán verificar la residencia de sus usuarios evitando que contraten planes más baratos en otros países.

Dicha decisión se tomó después de que la medida fuera votada y aprobada por el Parlamento Europeo en mayo de este mismo año.

La UE y el mercado único digital

Terminar con las fronteras y homologar el catálogo de materiales audiovisuales disponibles es uno de los puntos contemplados por la Comisión Europea en el marco de la estrategia para poder lograr y así formar el denominado “Mercado único digital” entre los miembros de la Unión.

Al acabar con las “barreras” comerciales que dividen el comercio electrónico en la Unión Europea, los comisarios estimaron, que dicha apertura podría aportar unos 400.000 millones de euros aproximadamente para la economía de la región.

Por ello, el año pasado, en 2016 la Comisión Europea dio el paso necesario para la creación del mercado único digital, eliminando las restricciones geográficas sobre el comercio electrónico, pues lo considera contrarias al Tratado de la Unión Europea, el cual prohíbe “la discriminación por motivos de residencia o nacionalidad y garantiza la libre circulación de bienes, servicios, personas y capitales“. Sin embargo, en ese momento de la creación, las plataformas audiovisuales quedaron fuera de dicha reforma.

Se espera que el fin del geobloqueo en la Unión Europea comience el primer trimestre del 2018.