7 años

¡Muy buenas a todos, usuarios de Netflix! Otra semana, y otra recomendación que os traigo, en esta ocasión de nada más y nada menos que la primera película original completamente española de nuestra plataforma de vídeo bajo demanda favorito. La pregunta real es: ¿estará a la altura de las expectativas? Pasemos directamente  a valorarla.

¿De qué va?

Como decía, 7 años se trata de la primera producción española de Netflix. Como sabréis todos los seguidores del blog, de cara al 2017 están preparando la que será la primera serie patria la cual recibirá el nombre de Las Chicas del Cable, pero antes de que termine el presente año, nos sorprendieron hace un par de meses con el anuncio de esta pequeña producción (apenas dura una hora y quince minutos) que además cuenta con el famoso Paco León en el reparto.

Pero vayamos a lo importante, ¿de qué trata realmente 7 años? Pues la cosa es que poco podemos decir ya que entraríamos en terreno de spoilers, así que haciendo un pequeño esfuerzo, tan solo os revelaremos que el quid de la cuestión es que una empresa es pillada enviando fondos a un paraíso fiscal. Dicha empresa pertenece a cuatro socios-fundadores que para más inri son amigos de prácticamente toda la vida, y por desgracia para ellos, una multa no será suficiente para pagar por sus pecados: alguien debe ir a la cárcel… ¿Y sabéis por cuánto tiempo? Sí, exacto, 7 años. Así que deciden llamar a un mediador para que les ayude a decidir quién se echará el muerto encima…

Ese es el arranque de una historia donde los amigos no son tan amigos y en las que multitud de opiniones y puntos de vista se irán alternando manteniéndonos sí o también pegados a la pantalla.

“Los amigos muestran su amor en tiempos de problemas, no de felicidad” – Eurípides

Así pues, antes de nada diré que en 7 años obtenemos un producto bastante sorprendente, y para bien. Tengo que admitirlo: no me suele gustar el cine español. Muy pocos son los directores que me convencen con sus obras, y menos aún las películas que consiguen gustarme de verdad, en el sentido de que pasen meses y meses, o incluso años, y me siga acordando de ellas. Y con este film original de Netflix he quedado muy complacido.

El artífice de llevarla acabo ha sido el catalán Roger Gual, director con no demasiados trabajos a sus espaldas pero aún así prometedor a pesar de su juventud, pues ganó el Goya a mejor dirección novel en el 2002 por su ópera primera Smoking Room. Y la verdad, digo prometedor porque a pesar de que las secuencias o planos no están especialmente inspirados, lo que aquí consigue Gual tiene su mérito, y para explicarme analizaré rápidamente la mayor virtud de la obra: Dura, como dije, una hora y quince minutos, lo cual no es mucho tiempo… Pero la cosa tiene truco, y es que durante toooda la película, la acción está situada en el mismo lugar; además, los actores que aparecerán delante de la pantalla son también los mismos, haciendo un total de cinco (Paco León, Alex BrendemühlJuana AcostaJuan Pablo Raba y Manuel Morón). Dicho esto, ahora parece más complicado tener interés durante las mismas personas, en el mismo lugar, durante 70 minutos, ¿verdad? Pues confiad en mí, cuando me quise dar cuenta, la película ya había terminado y me lo había pasado como un enano.

Y ojo, porque aquí no nos encontraremos con personajes memorables, ni frases para el recuerdo, ni nada por el estilo. La pequeña grandeza de 7 años reside en que es una situación “de película” pero abordada con tanta naturalidad que se torna creíble de principio a fin, y aquí hay que hacer hincapié una vez más en las actuaciones de todos los actores, quiénes ninguno posee más importancia que otro y el tiempo está dosificado lo suficientemente bien para exponernos la personalidad de cada uno. Aunque he de decir que quien más me ha sorprendido ha sido Paco León, ya que aquí desempeña un rol mucho más serio de a lo que nos tiene acostumbrados y realiza un trabajo muy convincente… Pero lo dicho, en términos generales, chapó por todos.

Pero volviendo a retomar el principio del párrafo anterior, no sólo es que el film rezuma credibilidad, sino que todas las acciones que se suceden lo hacen con una naturalidad muy conseguida. Desde un principio no se nos dice nada: Ni las rencillas que han tenido los amigos con el paso del tiempo, ni en qué consiste la empresa en la que trabajan… Nada. Y al final nos acabamos enterando de todo casi sin quererlo, y eso no es precisamente algo fácil de conseguir. Y luego tenemos el final… Qué final. Para algunos puede ser quizás oportunista y poco inspirado, pero para un servidor sin lugar a dudas es una gran idea que te deja con un sabor agridulce fantástico… Y hasta aquí puedo decir. Sólo por sacar un par de fallos, diría que la música de Federico Jusid es bastante anódina (funciona sin más), y la fotografía tampoco es gran cosa… Pero es que no es lo importante aquí. 7 años nos cuenta una historia muy concreta, representada de forma notable, y por eso es una buena película.

Finalizando que es gerundio

Y ya está, poco más que añadir. Una pequeña reseña para una pequeña obra… Pero no por ello menos recomendable. Netflix pisa con seguridad el territorio español con una buena película, que con un poco de suerte, no será más que el preámbulo de lo que se nos puede avecinar el año que viene. A todo aquel al que no le gusten las españoladas lo animo a que le de una oportunidad de 7 años, y ya sabéis, si tenéis cualquier duda o simplemente queréis hacernos saber algo, dejad un mensaje.

Me despido hasta la semana que viene, ¡nos leemos!

 
  • gjgp

    Coincido plenamente con tu opinión. Paco León me ha sorprendido y con más de 85 millones de potenciales espectadores la película tiene más difusión que esas hechas a golpe de subvención por directores sobrevalorados que hace años que les abandonó la inspiración.