Falling Skies

¡Bienvenidos a todos los que nos seguís! Después de mi crítica de ZNation, que se llevó una buena acogida, cambio el género de los zombies os traigo una serie nueva de mucha ciencia ficción, esta vez Falling Skies.

Introducción

Todos sabemos que desde que Steven Spielberg empezó en esto del cine los extraterrestres han formado parte de su filmografía. Falling Skies, es su última aportación dentro del género de ciencia ficción en el que aparece como productor ejecutivo y coautor de la idea para el piloto, es una serie de diez episodios en su primera temporada que pone hincapié en los tímidos ataques que lanzan los pocos seres humanos que quedan en la tierra contra los alienígenas, en su día a día y las relaciones que se establecen entre ellos.

Los alienígenas atacan en la Tierra

La Tierra ha sido atacada por una raza de alienígenas. Falling Skies presenta en la introducción de su episodio piloto y de la forma más inocente y convincente posible que puede tener, lo hace a través de los dibujos que han hecho los niños supervivientes. La idea, en sí es simple, sentando las bases de lo que va a ser la serie, al menos esto es así durante esta primera temporada: ciencia ficción para toda la familia, precisamente será una familia la protagonista.

Noah Wyle y Will Patton, sus protagonistas

Noah Wyle hace el papel de Tom Mason, un profesor de instituto y padre de esa familia de la historia, una familia muy desestructurada a raíz de la muerte de la madre en el primer ataque alienígena. Tienen tres hijos, uno de ellos capturado por los invasores. Una de las primeras tramas de la serie es, precisamente, el deseo de Tom de rescatar a su hijo.

Los extraterrestres utilizan a los niños y jóvenes como esclavos mediante un yugo que les colocan en la espalda, algo sobre lo que se descubrirá más a medida que transcurren los episodios.

Tom, aunque también entra en combate, es el responsable civil de un grupo de supervivientes, junto con el capitán Dan Weaver (Will Patton), jefe militar de esta pequeña resistencia. Entre ambos se generan complicidades y tensiones, como también pasará con otros integrantes del grupo, como la doctora Anne Glass (Moon Bloodgood), el tercer eje de la autoridad que se ve entre estos supervivientes.

‘Falling Skies’ y sus 10 episodios

La primera temporada, fue emitida por TNT y producida por Dreamworks, estará compuesta por diez capítulos: Live and Learn (Vivir y aprender), The Armory (El arsenal), Prisoner of War (Prisionero de guerra), Grace (Gracia), Silent Kill (Muerte silenciosa), Sanctuary (Santuario; hecho en dos partes), What Hides Beneath (Lo que se esconde debajo), Mutiny (Motín) y Eight hours (Ocho horas). Los dos primeros fueron emitidos en Estados Unidos el 19 de junio de 2011. Los dos últimos, se emitieron el 7 de agosto. En España la serie se podía ver con sólo una semana de diferencia.

El primer episodio es muy prometedor. La idea y las subtramas que se van desarrollando en esos primeros cuarenta minutos son más que interesantes. Los efectos especiales, son de lo más notables para una producción televisiva, y dado al presupuesto que se dispone, que no es el mismo que una superproducción de cine. Y las posibilidades a explorar no sólo en esta primera temporada sino en las siguientes son prácticamente ilimitadas y, en muchos casos, muy inteligentes.

Lo que más me gusta de ‘Falling Skies’

Destaca por un lado, el rifirrafe entre Tom y Weaver. El primero pensará en la supervivencia de los civiles y, sobre todo, la de su familia. El segundo, en intentar unirse a la lucha activa y atacar a los alienígenas. Esa tensión está muy bien recreada, gracias al trabajo de los dos actores que interpretan esos papeles. Algo que le falta a Moon Bloodgood dado que al menos en ésta temporada no destaca como actriz ni su personaje acaba de tener ese  potencial que, al menos, se permite imaginar en el último episodio.

Por otro parte tenemos, y además es de sobresaliente, la imaginativa descripción de los extraterrestres y las pistas que se dan a lo largo de la serie para desentrañar los misterios que se apuntan.

Diferentes criaturas dentro de los invasores, el uso de yugos en las espaldas de los niños esclavos y las revelaciones que se van produciendo son formidables y desembocan en un sorprendente final que abrirá nuevas fórmulas para una segunda temporada.

Lo que menos me gusta de “Falling Skies”

A mi parecer la serie cojea en otros puntos.

El primer punto, en la manera de describir a algunos personajes. Hay algunos secundarios que parece que no saben que hacer con ellos, y sólo sirven para rellenar esos vacíos que los principales no saben aprovechar. El mejor  ejemplo que tenemos es el de Lourdes, joven interpretada por Seychelle Grabriel a la que, unas veces la veremos como: una adolescente enamoradiza, una joven de profundas convicciones religiosas o como mera ayudante de la doctora. Si supiesen desarrollarla mejor, podría llegar a jugar un papel importante.

Tampoco es del todo acertado el guión. Si bien el argumento es espléndido y la idea es muy original, hay algunos episodios que parecen repetitivos. Da la impresión que se podría haber contado lo mismo en menos tiempo y que por el camino se sacrifican buenas ideas que, por ahora, no han sido desarrolladas. Muchas veces, el cambio de ritmo entre un episodio y otro es bastante acusado.

Spielberg y sus extraterrestres

Que todo gire en torno a extraterrestres no puede sorprendernos viendo quienes son sus creadores. Robert Rodat, quien ha desarrollado Falling Skies, fue el escritor del guión de Salvar al soldado Ryan, la premiada película de Spielberg, el cual, en su filmografía se ha acercado a estos temas con películas como: Encuentros en la tercera fase, E.T. El extraterrestre y La guerra de los mundos, además elaborará junto a Rodat la idea para el episodio piloto.

‘Falling Skies’: conclusión

Falling Skies es una serie entretenida, de grandes ideas todavía por desarrollar y que se nota que no ha terminado de explotar su potencial. Diez episodios no parecen muchos para medir la elevada ambición de la serie, pero reconozco que la primera temporada es un buen punto de partida, para lo que irá viniendo en sucesivas temporadas.