Hannibal

Todos conocemos de sobra al Doctor Hannibal Lecter, ¿cierto? Aquel siniestro individuo de la película El Silencio de los Corderos genialmente interpretado por Anthony Hopkins.

Aprovechando que hoy, 3 de Julio Netflix nos trae la tercera y última temporada de su serie de televisión, he decidido vendérosla un poco para conseguirle más adeptos, si lo podemos llamar así.

Empecemos.

————————————————           La T3 solo está en Netflix España        ———————————————–

La Bestia Acecha

Hacía falta hacerle un lavado de cara a este personaje y, sin duda alguna, lo han conseguido con creces en esta revisión llevada a la TV.

Cierto es que me acerqué a esta serie con cierto escepticismo, debido a que tenía serias dudas de que el nuevo Hannibal estuviese a la altura, pero he tenido que comerme mis palabras por razones que explicaré más adelante.

Reparto Nuevo, Historia Nueva

Si esperáis que siga el canon de las películas, estáis totalmente equivocados. Pero tranquilos, esto no es malo en absoluto.

Transformando totalmente la historia que todos recordamos , esta se centra en los hechos previos al arresto de Hannibal Lecter (antes incluso de que se supiese de sus crímenes). Basándose en los personajes de El Dragón Rojo, novela de Thomas Harris donde el Doctor hizo su primerísima aparición, Hannibal nos lleva a una actual Baltimore, donde se intentarán descifrar una serie de hórridos asesinatos a lo largo de la serie, mientras sus personajes se van desarrollando a medida que suceden los capítulos.

El eje principal lo encontramos en sus dos personajes estelares, el detective Will Graham (Hugh Dancy) y el Doctor Hannibal Lecter (Mads Mikkelsen).

Me gustaría haceros una breve sinopsis. Será algo escueta puesto que tampoco quiero arruinar la experiencia:

Will Graham trabaja en el FBI como analista de crímenes. Tiene una reputación excelente debido a su capacidad de ponerse en el papel del psicópata que ha realizado el crimen en cuestión. Pero un caso se le resiste. Al no ser capaz de resolverlo puesto que la mente de este individuo es demasiado compleja incluso para él, acaba recibiendo la ayuda de uno de los psiquiatras más reconocidos del país, el Doctor Hannibal Lecter.

“Cómo Sorprender a los Escépticos”, por Hannibal Lecter

Esa es la palabra que me definía cuando decidí ver esta serie. Escéptico.

¿Sería Mads Mikkelsen capaz de igualar o incluso superar al magistral Sir Anthony Hopkins? Pues amigas y amigos, tengo que deciros que, si no lo ha superado, se ha acercado muchísimo.

No sólo eso, sino que tanto Mads como Hugh tienen una química que ya quisieran otros personajes televisivos (vosotros ya sabréis a quién acusaréis). Da gusto verlos juntos, los diálogos entre ambos personajes son maravillosos e incluso algunos quedarán para el recuerdo de una manera o de otra.

Otro factor de sospecha fue la violencia. Sabiendo cómo es el Doctor Lecter, cabe esperar que haya en cantidades generosas, ¿verdad? Oh, pobres inocentes, preparaos.

Esta es probablemente la serie con el gore más brutal que he visto, así que si sois de estómago sensible, temo deciros que esta puede no ser vuestra serie. Para el resto, atención, que vienen curvas. Cabe destacar la originalidad en algunos de los asesinatos, así que chapó al equipo de maquillaje y efectos especiales.

Mención especial a algunos actores de lujo que ponen la guinda en el delicioso pastel que es Hannibal, como son Laurence Fishburne (lo conoceréis probablemente por Matrix) o Gillian Anderson (Expediente X y The Fall)

Cancelación

Pero Sergio. Esta serie fue cancelada en su tercera temporada. ¿Por qué debería verla si a lo mejor el final es un cliffhanger que ya no tendrá solución?

No os preocupés, pues el final de la tercera temporada cumple perfectamente como final de la serie, así que podemos considerar que tiene un desenlace satisfactorio.

Conclusión

Con una dirección y una fotografía brillantes, una trama sobrecogedora y unos actores y actrices de lujo, Hannibal es una de mis series favoritas. Espero que le deis una oportunidad para que también lo sea para vosotros.