London Spy

Muy buenas a todos, amantes del cine y las series en general, y de Netflix en particular. He de admitir que cuando me propuse ver 3 miniseries británicas, imaginé que sería todo mucho más rápido. Pero pensándolo fríamente, me he visto 17 episodios en total, lo que es, en muchos casos, más que una temporada. Y todo en 15 días. Para mi todo un récord, sinceramente. Bueno, al margen de esta pequeña confesión, el caso es que hoy me toca comentar la tercera serie de final de verano que me he visto. Es la más reciente de todas, pero no por ello menos importante que las anteriores. Hoy, y para cerrar la trilogía miniseriefila británica, os comentaré qué me ha parecido el drama gay con toques de espías London Spy.

¿De qué va London Spy?

Danny es un joven homosexual cuya vida social se centra en torno a la fiesta, drogas y la promiscuidad. Pero una noche, después de una de sus múltiples resacas, conocerá a Alex mientras éste salía a correr bien temprano. Este encuentro, fortuito, despertará en Danny su lado más romántico haciendo todo lo posible por volver a coincidir con Alex. Poco a poco se irán conociendo y enamorando los dos, hasta que un día Alex desaparece del mapa. Danny, harto de esperar a que aparezca, comienza su propia búsqueda; pero el resultado no será el deseado encontrando el cadáver de Alex. Este descubrimiento hará, sin quererlo, que Danny se vea envuelto en una auténtica conspiración contra él, donde sabrá quién era realmente la persona de la que se había enamorado.

Una historia de amor como otra cualquiera

He de decir que la historia de amor de Danny y Alex la representan en la serie de una forma tan natural que no parece que sea homosexual. En su piloto vamos viendo cómo se van conociendo ambos personajes. Danny no tiene ahorros y vive en un piso compartido. Pero es muy sociable, fiestero y animado.

Sin embargo, Alex es todo lo contrario, antisociable, soso, frío y con muy poca experiencia a la hora de intimar. Pero es brillante en las matemáticas y vive en un lujoso apartamento. Como podéis observar, polos opuestos. Pero de todos es sabido que los polos opuestos, se atraen.

Es muy agradable ver cómo ambos se notan que quieren estar juntos, se van contando su historia del pasado. Y como, después de un tiempo, ya se consideran una pareja. Hasta que un día todo se viene abajo. Su primer capítulo es de esos que no te cuentan nada nuevo, pero siempre teniendo la sensación que no sabes a donde te va a llevar; manteniéndote entretenido como un tonto durante una hora.

Las Protagonistas

Danny y Alex están interpretados por dos desconocidos para nosotros. Del primero se ocupa el actor Ben Whishaw, papel que lo borda. Su interpretación de este chico atormentado con todo lo que está ocurriendo a su alrededor es de diez. No creo que ser gay en el vida real le haya ayudado en su cometido. Con Danny ha creado un personaje natural y muy creíble. Para mi, el mejor de la serie sin duda. Por lo que respecta a Alex, éste lo interpreta Edward Holcroft. A pesar de tener un personaje difícil de desarrollar, no lo hace mal; pero no está a la altura de Whishaw.

Hay que destacar un par de secundarios de lujo. Por un lado tenemos a Jim Broadvent que interpreta a Scottie. Personaje amigo de Danny, antiguo espía y actual político. Estará junto a Danny para poder ayudarle en su búsqueda de la verdad de Alex.

Y por otro lado, nos encontramos a Charlotte Rampling. Auténtica dama británica, que ya vimos en la segunda temporada de Broadchurch, y que aquí hace un papel muy a su altura. Su cometido, interpretar a la madre de Alex, mujer rica, soberbia y vengativa con su pasado.

La Ciudad de Londres

Londres no deja de ser un personaje más de la historia. El Londres que se nos muestra en la serie no es el que estamos acostumbrados ver normalmente. Es un Londres mucho más oscuro, sobrio, apagado y frío. Pero es un maravilla verlo, debido a que la factura visual de la serie es extraordinaria. Buena prueba de ello es el excelente encuadre y movimiento de cámara que se ven en ciertos planos. Y todo mezclado con una maravillosa fotografía.

Doy fe de que se trata de una serie muy bien trabajada en el aspecto estético. La culpa de todo ésto la tiene su director, Jakob Verbruggen, en cuyo curriculum encontramos la dirección de todos los episodios de The Fall y un par de House of Cards y uno de la nueva entrega de Black Mirror. Pero no nos olvidemos del creador de esta historia, el escritor Tom Rob Smith. Hasta hace poco autor de libros, pero que ahora se está atreviendo a escribir guiones para el cine y la televisión. Los guiones de los 5 capítulos son suyos.

Mi Valoración

London Spy es una serie la cual tiene un capítulo piloto muy potente y bien estructurado. Pero a partir de ahí la cosa baja mucho. Con el segundo me aburrí soberanamente. Con el tercero recuperé algo de interés, pero no llegué, ni mucho menos al nivel del capítulo 1. Y el cuarto y el quinto van recuperando, pero, insisto, sin ser nada del otro mundo. Gran culpa de ello la tiene el ritmo tan lento que tiene en muchos momentos y en frases demasiado filosóficas entre sus protagonistas que hacen que pierdas el interés.

Mi valoración es que es una serie que prometía, pero cuyo desarrollo ha sido fallido. Es una pena que un caso tan interesante, como el saber quién es Alex realmente y a qué se dedica, se convierta en algo tan lento y aburrido. Eso sí, el final de la trama está muy bien. Por tanto, la doy un 6/10 porque, al menos, ver a su protagonista haciéndolo tan bien merece no caer en el suspenso.

Ya os adelanto que no habrá segunda temporada. Tom Rob Smith ya ha dicho que la serie estaba pensada para una temporada y así ha sido.

Conclusión

En cualquier caso, para gustos los colores. Sí que es verdad que cuando se estrenó la serie en la BBC Británica, allá en Noviembre de 2015, la crítica fue bastante dispar, por lo que la división de opiniones está latente. A mi me ha parecido un producto que es fácil de ver, sólo 5 capítulos, pero que puede llegar a caer en el aburrimiento.

No me quiero despedir sin mencionar la que, para má, es la mejor escena de la serie. Para los que la hayáis visto me entenderéis perfectamente. Hablo de la escena del chiste.


—Te contaré un chiste, ¿qué te parece?

—Según lo divertido que sea.

—Oh, es desternillante. Un inglés, un chino, un americano, un ruso, un israelí y un saudí entran en un bar… y todos se ponen de acuerdo.


 

 

Jose Luis

Aficiones? Series y cine A TOPE¡¡¡¡¡

  • Melina Gadea

    Para cuando velvet 4ta temporada?